POR QUÉ NUESTRO CUERPO SE LLENA DE TOXINAS?

 

Es un fenómeno muy habitual, hoy en día, el hecho de que continuamente estén entrando en nuestro organismo diversos tóxicos procedentes de los alimentos industrializados; dioxinas, PCBs, metales pesados y demás tóxicos.

Todas estas sustancias son llamadas toxinas exógenas “xenobióticos” y entran al organismo desde el exterior, además de los xenobióticos, tenemos las toxinas endógenas que genera nuestro cuerpo “endobióticos”.

Suelen ser residuos de procesos metabólicos que no han sido metabolizados y excretados adecuadamente, por ejemplo diferentes oxalatos, la urea, el ácido láctico o el amoníaco. También pueden ser el resultado de desequilibrios en el sistema endocrino o en la secreción hormonal por exceso o déficit de estrógenos, testosterona o demás hormonas.

El cuerpo humano dispone de complejos mecanismos de desintoxicación mediante los cuales neutraliza las toxinas y las convierte en formas menos tóxicas para poder excretarlas.

Si la cantidad de toxinas es mayor a la que los emuntorios (órganos de desintoxicación) pueden eliminar, el organismo se verá en la necesidad de almacenar estos tóxicos en lugares del cuerpo, como el tejido adiposo (la grasa), donde serán menos perjudiciales para la salud

Cuando la acumulación de toxinas es elevada, estamos ante lo que los expertos en toxicología denominan “bioacumulación”, término que utilizan para definir el exceso de acumulación de sustancias tóxicas en seres vivos de forma que alcanza concentraciones más elevadas que en el medio ambiente o en algunos alimentos pudiendo provocar diversas patologías ya que la exposición continuada puede alterar células, moléculas y diversos procesos fisiológicos.

 

FUNCIONAMIENTO DE LOS SISTEMAS DE DESINTOXICACIÓN

 

Los principales órganos encargados de esta labor son los pulmones, los riñones, el intestino, la piel y el hígado.

La mayoría de las toxinas son previamente procesadas por el hígado pero para que haya una función de limpieza adecuada en el cuerpo, las venas y arterias del sistema circulatorio y linfático deben estar en buenas condiciones, ya que serán los circuitos mediante los cuales, los tóxicos puedan ser transportados hacia los emuntorios (órganos de desintoxicación) y en especial hacia el hígado.

Uno de los principales objetivos del organismo, será mantener la pureza de los líquidos internos. Estos fluidos, reciben los desechos generados por billones de células y sustancias tóxicas que ingresan al cuerpo por medio de las vías respiratoria, digestiva y cutánea, además de millones de células muertas que son volcadas cada día a la sangre
y la linfa.

 

LA PIEL

 

Está considerada como el órgano más grande del cuerpo y es un canal importante para la eliminación de algunas sustancias tóxicas liposolubles como el plomo o el DDT.

Hay muchas personas que experimentan alteraciones en la piel, cuando algo en su cuerpo no funciona del todo bien. La manera en la que la piel excreta las toxinas es a través del sudor.

 

 

LOS PULMONES

 

Desempeñan una labor vital en el organismo al igual que otros órganos. Són los encargados de llenarnos de oxígeno, sin el cual, las células de nuestro cuerpo se morirían ya que lo necesitan como fuente de energía.

Pero en el proceso de obtención de energía, el oxígeno se combina con el carbono y se genera como producto de desecho, CO2 dióxido de carbono. Este será conducido por las venas hacia los pulmones y estos lo excretarán al espirar.

 

 

LOS RIÑONES

 

Son autenticas máquinas de trabajar, diariamente producen alrededor de 1,5 litros de orina y filtran aproximadamente 180 litros de fluidos.

Se encargan, en mayor medida, de la eliminación de productos de desecho resultantes de la descomposición de proteínas (urea, amoniaco, etc.) a través de su excreción por la orina, pero también eliminan toxinas que previamente, el hígado a convertido en hidrosolubles.

 

 

LOS INTESTINOS

 

El tracto gastrointestinal ha desarrollado un conjunto de mecanismos y sistemas bioquímicos y físicos para la gestión de la cantidad de compuestos exógenos que entran en el organismo a través de la boca.

La mucosa gastrointestinal es el primer punto de contacto y representa la mayor carga y exposición a antígenos y xenobióticos a la que se enfrenta el ser humano ya que a lo largo de su vida, el tubo digestivo procesa más de 25 toneladas de alimentos.

El colon es el lugar donde se almacenan tóxicos y desechos restantes de la digestión para ser eliminados del organismo, y donde se van ha ir acumulando si no hay una adecuada higiene y funcionamiento intestinal.

 

 

DESINTOXICACIÓN DEL HÍGADO

 

El Hígado es el único órgano vital capaz de regenerarse. Es un órgano glandular que desempeña múltiples funciones de vital importancia como la síntesis de proteínas plasmáticas, un buen almacenamiento de vitaminas y glucógeno i la secreción de bilis para una correcta digestión y asimilación de las grasas que ingerimos con la dieta.

También es encargado de filtrar la sangre venosa que le llega por la vena Porta desde el páncreas, el intestino i otros órganos abdominales.

Tiene un papel principal en la eliminación de sustancias tóxicas, tales como el alcohol, aditivos alimenticios, pesticidas, disolventes, metales pesados, medicamentos, drogas y derivados tóxicos del metabolismo normal del cuerpo, como al amoníaco, neurotransmisores y hormonas esteroideas como los estrógenos sobrantes, entre otras sustancias. Está eliminación de tóxicos la realiza mediante un proceso enzimático que tiene lugar en dos pasos llamados: Fase 1 y Fase 2.

 

FASE 1:

 

En esta fase inicial se producen reacciones de reducción, hidrólisis u oxidación, mediante varias enzimas de las cuales, las más importantes son las que conforman el famoso grupo “citocromo P450”, el cual necesita de ciertas sustancias como el magnesio, el zinc el molibdeno y vitaminas B1, B2, B3, B5, para poder trabajar de manera eficaz.

En la fase1 se produce una bioactivación del tóxico y se forman unos compuestos intermedios (metabolitos) que han de pasar por una transformación final que tendrá lugar en la fase 2 antes de poder ser eliminados del organismo. Es muy importante que las dos fases trabajen al mismo ritmo por que estos compuestos intermedios pueden ser altamente tóxicos si no se neutralizan rápidamente por la fase 2.

Muchas personas tienen desequilibrio entre la fase 1 y la 2 debido a diversos motivos como un polimorfismo genético, la exposición excesiva a gran cantidad de tóxicos o un déficit en los nutrientes claves que se necesitan para que las dos fases funcionen correctamente.

FASE 2:

En esta fase se produce el proceso de conjugación, en el cual varias enzimas añaden una molécula al metabolito intermedio para conseguir que sea más soluble en agua y poder así eliminarlo más fácilmente por la orina o por la bilis.

 

LAS VÍAS DE DESINTOXICACIÓN DE LA FASE 2 Y LAS SUSTANCIAS QUE NECESITAN PARA SER EFICACES:

 

CONJUGACION CON GLUTATION Y AMINOÁCIDOS:

Se necesitan niveles óptimos de taurina, glicina, cisteína y ácido glutámico.

Como precursores del glutatión: Vit-C, NAC (n-acetil-cisteína), selenio, ácido-alfa-lipóico y cofactores B1, B2, B6, manganeso, cobre, magnesio y zinc.

 

METILACION:

Para que la fase de metilación sea eficaz se necesita metionina para poder sintetizar S-Adenosil-Metionina (SAMe) y para que esta sea efectiva necesita como cofactores la colina, magnesio, B12, B9 y B6.

 

SULFATACION:

La fase de sulfatación depende de un correcto aporte de aminoácidos como la cisteina, taurina y metionina, y para que estos sean eficaces deberán ir acompañados de vitamina B-12, B-9 y –b-6.

 

ACETILACION:

Los nutrientes necesarios para que la fase de acetilación sea correcta són la vitamina C, el ácido pantoténico o B-5, la riboflavina o B-2 y la cisteina.

 

GLUCURONIZACION:

Para que esta fase funcione correctamente necesita magnesio, metionina y vitamina B-6, además es imprescindible que el hígado forme ácido glucurónico a partir de la glucosa. El a. glucurónico puede ingerirse, también con algunos alimentos como la alcachofa, el tupinambo, el té verde o el té kombucha.

 

Y no olvidar que es de vital importancia, tener un correcto tránsito intestinal para evitar que los tóxicos sean de nuevo reconducidos al hígado por no poder ser eliminados en la defecación.

En este punto, cobra una gran importancia la hidroterapia de colon.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies