RECOMENDACIONES EN CASO DE ESTREÑIMIENTO

RECOMENDACIONES EN CASO DE ESTREÑIMIENTO

  • Come despacio, relajada/o y sin hablar, masticando entre 20 y 30 veces cada bocado. La orden de saciedad tarda 20 minutos en llegar al cerebro.
  • Sigue una dieta equilibrada y saludable con un alto contenido de fibra (salvado de avena, verduras de hoja verde, legumbres, semilla, frutas frescas y cereales integrales).
  • Para educar los intestinos, dedica un tiempo todos los días a sentarte en el inodoro inmediatamente después de desayunar y sin prisas. Si sientes la necesidad de defecar, no pases por alto esta sensación, ves al baño de inmediato. Utilizar un tamborete para elevar las piernas evitando así el ángulo de 90º ya que la mejor posición es estar de cuclillas.
  • Beber 2 litros de agua al día.
  • Hacer ejercicio regular con una intensidad moderada durante al menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana. También se fomenta el ejercicio más vigoroso, aeróbico y bien controlado. Y no dejes de realizar excursiones de fin de semana ya que además de mover tu cuerpo oxigenas todo el organismo.
  • Masaje abdominal para mejorar el tránsito intestinal: con la yema de los dedos dibuja movimientos en círculo sobre la zona del bajo vientre (en sentido de las agujas del reloj). Hacer el masaje ejerciendo una ligera presión pero sin que cause dolor. El mejor momento es al despertarte (durante 5 minutos), pero también puedes hacerlo al ir a dormir y siempre que te apetezca. Es recomendable después del masaje abdominal ponerse en cuclillas durante unos 2 minutos.
  • Toma una pequeña ensalada antes de la comida. Incluyéndole alguna hoja amarga como endivia, escarola o rúcula y algún germinado. Los alimentos crudos que incluías en la ensalada has de masticarlos mucho, llegando a hacerlos puré para que su digestión comience en la boca.
    Puedes tomar después de las comidas infusión de melisa, malva, malvavisco, salvia y angélica. Estas plantas son calmantes del sistema digestivo.
  • También puedes tomar té kukicha, es ideal a cualquier hora, no contiene teína (té alcalinizante con alto contenido en calcio y agradable sabor).
  • Tomar justo antes del desayuno, comida y cena 2 dedos (20ml) de aloe vera puro en jugo, puedes diluirlo con agua mineral.
  • Intenta no saltarte ninguna comida, es importante para tener tu metabolismo activo. (Desayuno, comida, cena y tentempié a media mañana y media tarde).
  • Consume semillas molidas con regularidad, de lino, de chía y de zaragatona. Puedes añadirlas a yogur, zumo, crema de verduras, sopa, ensalada y a cualquier plato.
  • Tomar una cuchara sopera de aceite de lino en la mañana y otra en la noche.
    Consume jengibre natural de manera habitual, en infusión, en los jugos o en la comida.

GELATINA CON ALGA AGAR AGAR
Es el alga con menos calorías y a su bajo poder calórico se asocian un gran número de vitaminas, calcio, fósforo, magnesio y algunos oligoelementos. Por esto es muy recomendable como complemento en dietas bajas en calorías. Ayuda a reducir el exceso de colesterol y a disminuir la absorción de grasas que ingerimos. Contribuye a arrastrar residuos del estomago e intestino que vuelve insolubles y expulsa del cuerpo vía intestinal. Es eficaz contra el estreñimiento. Se utiliza en el tratamiento de úlceras y trastornos gástricos. 4 gramos agar agar permiten gelificar un litro de líquido.
Ingredientes: 1 litro de zumo natural de una fruta a escoger, por ejemplo, la manzana. 2 cucharadas soperas de agar agar en polvo Un poco de sirope de agave, aunque no es necesario.

Preparación:
Preparar el zumo y poner 1/4L en un recipiente para llevar a ebullición. Añadir el agar agar y hervir a fuego suave y removiendo durante 5 minutos. Dejar enfriar un poco y añadir al resto de zumo. Reposar y poner en nevera hasta que enfríe. Se pueden añadir trocitos de fruta antes de que enfríe i utilizar la imaginación para hacer gelatinas diversas.

CURA DE CIRUELAS
Consiste en poner a remojar en agua, dos ciruelas, durante 3 o 4 horas. Durante este tiempo las ciruelas absorben el agua y se hidratan.
Luego se comen al acostarse o en la mañana, y detrás se bebe el agua.
Se va aumentando una ciruela más por día, hasta encontrar el número de ciruelas necesario para que el intestino trabaje bien.
Al hallar el número de ciruelas adecuado, que puede oscilar entre 6 u 8, se mantiene por una semana.
Después se va reduciendo el número de ciruelas hasta llegar a la dosis inicial.
La cura de ciruelas puede repetirse cuantas veces se considere necesario.
Cuando se considere que el intestino se ha normalizado puede dejarse una dosis de mantenimiento que puede oscilar entre 1 y 3 ciruelas.
La cura de ciruelas corrige el estreñimiento crónico y favorece el peristaltismo intestinal.
Receta de la Dra Mª Teresa Guardiola.

LA FORMA EN LA QUE NOS ALIMENTAMOS AFECTA A NUESTRAS EMOCIONES

LA FORMA EN LA QUE NOS ALIMENTAMOS AFECTA A NUESTRAS EMOCIONES

Cada vez son más las investigaciones científicas que relacionan la salud mental con la alimentación. El cerebro consume el 20% de la energía extraída de los alimentos, equivalente a unos 120 gramos de glucosa, y las neuronas consumen el 40% del oxígeno que respiramos.

Existe una relación directa entre la calidad nutritiva de los alimentos que ingerimos y el desarrollo de nuestro cerebro, esto afecta a la gestión del comportamiento y las emociones, y por supuesto, afecta a nuestro bienestar general. Cuando hay trastornos emocionales y del comportamiento vemos que suele haber un desequilibrio químico en el terreno biológico de las neuronas, esto puede ser debido a la falta de micronutrientes esenciales.

Si a la falta de nutrientes beneficiosos le sumamos la ingesta excesiva de sustancias químicas como agrotóxicos, aditivos o metales pesados, tendremos un coctel poco saludable para nuestro cerebro.
Una persona mal nutrida puede sufrir altibajos en su estado de ánimo, cansancio crónico, apatía o desgana, falta de concentración mental, irritabilidad, depresión, ansiedad y un sin fin de trastornos.

VAMOS A VER ALGUNOS EJEMPLOS:
(más…)

PREBIOTICOS Y PROBIOTICOS

PREBIOTICOS Y PROBIOTICOS

“Los probióticos nos aporta bacterias beneficiosas, los prebióticos nos aseguran la viabilidad de estas”

La microbiota ayuda a metabolizar ciertos alimentos que ingerimos, y se nutre de ellos. Por este motivo, lo que comemos afecta a la calidad y composición de la microbiota.

LOS PREBIOTICOS:

Podemos definir a los alimentos prebióticos como “alimentos funcionales promotores de vida” para las bacterias beneficiosas del intestino.
Són el alimento de las bacterias intestinales y se encuentran en varios alimentos vegetales.
Són hidratos de carbono no digestibles como los fructooligosacáridos, la lactulosa, la inulina o el almidón resistente.
Estas sustancias estimulan la actividad y el crecimiento de las bacterias beneficiosas para el intestino. Por ello conviene que los consumamos de manera habitual en la dieta diaria.

LOS PROBIÓTICOS:

Los probióticos son microorganismos vivos, que cuando se administran de manera correcta y en cantidades adecuadas, pueden aportar beneficio para la salud.
Los encontramos en forma de suplemento nutricional, encapsulados o polvo, y han de llevar una recubierta entérica que permita que lleguen tan intactos como sea posible al intestino.
No todos los probióticos tienen los mismos efectos, dependerá de las cepas específicas que contenga el preparado, por ello deben especificar las cepas y dosis que contienen.
Hay que tener en cuenta que el problema del intestino no se solucionará por aportar un simple probiótico, el tratamiento ha de ser individualizado empezando por entender y restablecer en medio donde residen los microorganismos y valorar la posible disbiosis (desarmonía) en la que se encuentran.
Los probióticos deberán de ser entendidos y utilizados como un coadyuvante del tratamiento y deberán garantizar una buena calidad, viabilidad de las cepas, y una concentración segura y eficaz. Cumpliendo estas premisas, los probióticos serán una herramienta poderosa para la recuperación de la simbiosis y salud intestinal.

MICROBIOTA INTESTINAL  “Un ecosistema complejo que debemos cuidar.”

MICROBIOTA INTESTINAL “Un ecosistema complejo que debemos cuidar.”

Cada vez son más los estudios que demuestran la relación entre la microbiota intestinal y la salud del cuerpo humano.
Cuando hablamos de microbiota intestinal nos referimos a los microorganismos que habitan a lo largo de todo el tracto gastrointestinal, especialmente en el intestino.
Sorprende saber que hay diez veces más bacterias intestinales que células en todo el cuerpo.
Más de mil especies diferentes de microorganismos, que comprenden más de tres millones de genes, ciento cincuenta veces más que en el genoma humano, así pues, ¿quién es el huésped?
Un tercio es común en casi todos los individuos y los dos tercios restantes son específicos en cada persona, pero aunque cada uno de nosotros tenga una microbiota única, esta cumple las mismas funciones fisiológicas, y tiene un impacto directo en la salud.
Cada vez hay más estudios que demuestran la alteración que sufre la microbiota intestinal en personas que padecen patologías como la diabetes o la obesidad.

SU FUNCIÓN:

La microbiota intestinal es esencial para muchas funciones relacionadas con la digestión, el metabolismo y la salud del organismo en general.
Las bacterias intestinales nos ayudan a digerir alimentos que el estómago y el intestino delgado no pueden descomponer por si solos, como algunos tipos de hidratos de carbono.
Produce, entre otros elementos, vitaminas como la biotina y la vitamina K.
Actúa como efecto barrera desempeñando un papel imprescindible y muy eficaz para el sistema inmunitario.
Mantiene la integridad de la mucosa intestinal y colabora en la lucha contra microorganismos patógenos.
Tiene un gran papel en la prevención del cáncer de colon. Ya que se encarga de eliminar células no funcionales que pueden ser cancerígenas y de mitigar inflamaciones. Esta acción es posible gracias al ácido butírico que se libera cuando la microbiota metaboliza algunos alimentos ricos en fibra.

ALGUNOS FACTORES QUE CAUSAN DESEQUILIBRIO DE LA MICROBIOTA:
La toma de algunos medicamentos como los antibióticos es una de las principales causas sobre todo cuando se trata de auto-medicación y polimedicación.
Una dieta pobre en fibras, vitaminas y minerales rica en azúcares, refinados y grasas saturadas.
Falta de ácido clorhídrico (hipoclorhidria) y fallo en el factor intrínseco del estómago.
El consumo o exposición a tóxicos ambientales, alcohol, tabaco y drogas.
Así pues, debemos mantener una relación de simbiosis y armonía con la microbiota de nuestro organismo ya que de ella depende en gran medida nuestra salud.

ALGUNAS ENFERMEDADES QUE SE HAN RELACIONADO CON LAS ALTERACIONES DE LA MICROBIOTA:

Hoy en día disponemos de diversos estudios que relacionan la salud de la microbiota intestinal con varias enfermedades. Enfermedades en las que la persona presenta una alteración de las bacterias intestinales en comparación a individuos sanos.
Algunas de estas patologías son:
Alergias, asma, problemas de la piel como atopia, rosácea, eccemas, infecciones de repetición como amigdalitis, otitis, sinusitis, cistitis.
Enfermedades autoinmunes, enfermedades intestinales como el colon irritable, diarrea, estreñimiento, distensión e inflamación, malabsorción y síndrome del intestino permeable.
Intolerancias alimentarias, resistencia a la insulina, obesidad, diabetes de tipo 2.
Ansiedad, estrés y cáncer de colon entre otras.

POR QUÉ NUESTRO CUERPO SE LLENA DE TOXINAS?

POR QUÉ NUESTRO CUERPO SE LLENA DE TOXINAS?

Es un fenómeno muy habitual, hoy en día, el hecho de que continuamente estén entrando en nuestro organismo diversos tóxicos procedentes de los alimentos industrializados; dioxinas, PCBs, metales pesados y demás tóxicos.
Todas estas sustancias son llamadas toxinas exógenas “xenobióticos” y entran al organismo desde el exterior, además de los xenobióticos, tenemos las toxinas endógenas que genera nuestro cuerpo “endobióticos”.
Suelen ser residuos de procesos metabólicos que no han sido metabolizados y excretados adecuadamente, por ejemplo diferentes oxalatos, la urea, el ácido láctico o el amoníaco. También pueden ser el resultado de desequilibrios en el sistema endocrino o en la secreción hormonal por exceso o déficit de estrógenos, testosterona o demás hormonas.
El cuerpo humano dispone de complejos mecanismos de desintoxicación mediante los cuales neutraliza las toxinas y las convierte en formas menos tóxicas para poder excretarlas.
Si la cantidad de toxinas es mayor a la que los emuntorios (órganos de desintoxicación) pueden eliminar, el organismo se verá en la necesidad de almacenar estos tóxicos en lugares del cuerpo, como el tejido adiposo (la grasa), donde serán menos perjudiciales para la salud
Cuando la acumulación de toxinas es elevada, estamos ante lo que los expertos en toxicología denominan “bioacumulación”, término que utilizan para definir el exceso de acumulación de sustancias tóxicas en seres vivos de forma que alcanza concentraciones más elevadas que en el medio ambiente o en algunos alimentos pudiendo provocar diversas patologías ya que la exposición continuada puede alterar células, moléculas y diversos procesos fisiológicos.

FUNCIONAMIENTO DE LOS SISTEMAS DE DESINTOXICACIÓN

Los principales órganos encargados de esta labor són los pulmones, los riñones, el intestino, la piel y el hígado.
La mayoría de las toxinas són previamente procesadas por el hígado pero para que haya una función de limpieza adecuada en el cuerpo, las venas y arterias del sistema circulatorio y linfático deben estar en buenas condiciones, ya que serán los circuitos mediante los cuales, los tóxicos puedan ser transportados hacia los emuntorios (órganos de desintoxicación) y en especial hacia el hígado.
Uno de los principales objetivos del organismo, será mantener la pureza de los líquidos internos. Estos fluidos, reciben los desechos generados por billones de células y sustancias tóxicas que ingresan al cuerpo por medio de las vías respiratoria, digestiva y cutánea, además de millones de células muertas que son volcadas cada día a la sangre
y la linfa.

LA PIEL

Está considerada como el órgano más grande del cuerpo y es un canal importante para la eliminación de algunas sustancias tóxicas liposolubles como el plomo o el DDT.
Hay muchas personas que experimentan alteraciones en la piel, cuando algo en su cuerpo no funciona del todo bien. La manera en la que la piel excreta las toxinas es a través del sudor.

LOS PULMONES

Desempeñan una labor vital en el organismo al igual que otros órganos. Son los encargados de llenarnos de oxígeno, sin el cual, las células de nuestro cuerpo se morirían ya que lo necesitan como fuente de energía.
Pero en el proceso de obtención de energía, el oxígeno se combina con el carbono y se genera como producto de desecho, CO2 dióxido de carbono. Este será conducido por las venas hacia los pulmones y estos lo excretarán al espirar.

LOS RIÑONES

Son autenticas máquinas de trabajar, diariamente producen alrededor de 1,5 litros de orina y filtran aproximadamente 180 litros de fluidos.
Se encargan, en mayor medida, de la eliminación de productos de desecho resultantes de la descomposición de proteínas (urea, amoniaco, etc.) a través de su excreción por la orina, pero también eliminan toxinas que previamente, el hígado a convertido en hidrosolubles.

LOS INTESTINOS

El tracto gastrointestinal ha desarrollado un conjunto de mecanismos y sistemas bioquímicos y físicos para la gestión de la cantidad de compuestos exógenos que entran en el organismo a través de la boca.
La mucosa gastrointestinal es el primer punto de contacto y representa la mayor carga y exposición a antígenos y xenobióticos a la que se enfrenta el ser humano ya que a lo largo de su vida, el tubo digestivo procesa más de 25 toneladas de alimentos.
El colon es el lugar donde se almacenan tóxicos y desechos restantes de la digestión para ser eliminados del organismo, y donde se van ha ir acumulando si no hay una adecuada higiene y funcionamiento intestinal.

DESINTOXICACIÓN DEL HÍGADO

El Hígado es el único órgano vital capaz de regenerarse. Es un órgano glandular que desempeña múltiples funciones de vital importancia como la síntesis de proteínas plasmáticas, un buen almacenamiento de vitaminas y glucógeno i la secreción de bilis para una correcta digestión y asimilación de las grasas que ingerimos con la dieta.
También es encargado de filtrar la sangre venosa que le llega por la vena Porta desde el páncreas, el intestino i otros órganos abdominales.
Tiene un papel principal en la eliminación de sustancias tóxicas, tales como el alcohol, aditivos alimenticios, pesticidas, disolventes, metales pesados, medicamentos, drogas y derivados tóxicos del metabolismo normal del cuerpo, como al amoníaco, neurotransmisores y hormonas esteroideas como los estrógenos sobrantes, entre otras sustancias. Está eliminación de tóxicos la realiza mediante un proceso enzimático que tiene lugar en dos pasos llamados: Fase 1 y Fase 2.

FASE 1:

En esta fase inicial se producen reacciones de reducción, hidrólisis u oxidación, mediante varias enzimas de las cuales, las más importantes son las que conforman el famoso grupo “citocromo P450”, el cual necesita de ciertas sustancias como el magnesio, el zinc el molibdeno y vitaminas B1, B2, B3, B5, para poder trabajar de manera eficaz.
En la fase1 se produce una bioactivación del tóxico y se forman unos compuestos intermedios (metabolitos) que han de pasar por una transformación final que tendrá lugar en la fase 2 antes de poder ser eliminados del organismo. Es muy importante que las dos fases trabajen al mismo ritmo por que estos compuestos intermedios pueden ser altamente tóxicos si no se neutralizan rápidamente por la fase 2.
Muchas personas tienen desequilibrio entre la fase 1 y la 2 debido a diversos motivos como un polimorfismo genético, la exposición excesiva a gran cantidad de tóxicos o un déficit en los nutrientes claves que se necesitan para que las dos fases funcionen correctamente.
FASE 2:
En esta fase se produce el proceso de conjugación, en el cual varias enzimas añaden una molécula al metabolito intermedio para conseguir que sea más soluble en agua y poder así eliminarlo más fácilmente por la orina o por la bilis.

LAS VÍAS DE DESINTOXICACIÓN DE LA FASE 2 Y LAS SUSTANCIAS QUE NECESITAN PARA SER EFICACES:

CONJUGACION CON GLUTATION Y AMINOÁCIDOS:
Se necesitan niveles óptimos de taurina, glicina, cisteína y ácido glutámico.
Como precursores del glutatión: Vit-C, NAC (n-acetil-cisteína), selenio, ácido-alfa-lipóico y cofactores B1, B2, B6, manganeso, cobre, magnesio y zinc.

METILACION:
Para que la fase de metilación sea eficaz se necesita metionina para poder sintetizar S-Adenosil-Metionina (SAMe) y para que esta sea efectiva necesita como cofactores la colina, magnesio, B12, B9 y B6.

SULFATACION:
La fase de sulfatación depende de un correcto aporte de aminoácidos como la cisteina, taurina y metionina, y para que estos sean eficaces deberán ir acompañados de vitamina B-12, B-9 y –b-6.

ACETILACION:
Los nutrientes necesarios para que la fase de acetilación sea correcta són la vitamina C, el ácido pantoténico o B-5, la riboflavina o B-2 y la cisteina.

GLUCURONIZACION:
Para que esta fase funcione correctamente necesita magnesio, metionina y vitamina B-6, además es imprescindible que el hígado forme ácido glucurónico a partir de la glucosa. El a. glucurónico puede ingerirse, también con algunos alimentos como la alcachofa, el tupinambo, el té verde o el té kombucha.

Y no olvidar que es de vital importancia, tener un correcto tránsito intestinal para evitar que los tóxicos sean de nuevo reconducidos al hígado por no poder ser eliminados en la defecación.
En este punto, cobra una gran importancia la hidroterapia de colon.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies